martes, 11 de febrero de 2014

16



El universo gravita en mi puño, la realidad se absorbe a sí misma como la esponja al jabón.
Las esperanzas 
                         como burbujas desaparecen… 
una risa infantil rompe el absurdo espacio del vacío… ÉL desborda las expectativas cuando el cielo toca la tierra,                                 cuando el mar llueve a las estrellas,
ahí…

... pero se perdió...      .