jueves, 22 de marzo de 2012

El costo de la cena.

                                                                                                                        -17/I/2011

Ojos color nebulosa con los que Platón soñaba, con caras cortadas y sonrisas de viento despeinador.                                                                              


 Una mano corre por la espalda de otro cuerpo. Bajo la cortina del mantel, una mano desdibuja una pierna, una boca ponzoñosa embaba un cuello.                                                                                                         



…atrás, en el basurero, una rata echa porcatina se rebela contra la suciedad y se baña bajo la lluvia.                                                                                                                                                                           Sobre ella, un letrero de no estacionar… ... ... para un coche, el chofer se vuelve invisible en la oscuridad y tira un bulto con olor a fresas en el callejón.

Entra la rata al restaurante, percibiendo el mismo aroma del bulto y llega a una silla vacía; el sujeto invisible se sienta, prueba un bocado, luego otro. Hay una mancha escarlata en su zapato, la limpia, tira la servilleta. Nada ha pasado, hizo lo que tenía que hacer, y por supuesto, paga la cuenta, y se retira.

Pero la rata se queda, tarasquea la servilleta, va al basurero, tarasquea una manzana, tarasquea el bulto, tarasquea un ojo sintiendo la nebulosa, tarasquea… tarasquea y se aleja con aroma de fresas en los bigotes, y el estómago lleno de vísceras.

El bulto vino solo, se fue acompañado, y terminó solo… sin si mismo, por necesidad? por pobreza de espíritu? por anhelar se amada?... quieres saberlo?-pregúntale a la rata.