lunes, 17 de diciembre de 2012



Tic… Tic… Tic…
Tic… Tack… Tack … Tic... ROUMM!
Tic, tack, tic, tic, tack, tic,
caen gotas del cielo sobre la enanita flor.


Ursulina como “tultti” va de charco en charco
-¡Detente!- dice su madre,
como si pecado fuese
reventar el silencio con una risa.

Parece conejito con sus trenzas encintadas,
parece luna con su traje plomizo.

Conversa con el aire
que es su amigo siempre en movimiento.
Él, intrépido y algo tenso
no resuelve si hablarle o no,
así que copia el sonido de las aves,
respondiendo sus preguntas
con un silbido cálido y tierno.

-Ten cuidado- le repite,
Al internarse la chiquita
como una pulga en un león,
mezclándose con el hada blanca de neblina
en el campestre bosque de canarios y petirrojos.

Canta que canta la garrapatita
acostada de cara al cielo,
con sus piernitas confundiéndose cual raíces del frondoso abeto;
saltamontes con sus seis botas de siete leguas diminutas,
juguetean, saltando del estómago
como si fuese planta de despegue
a sus algodonados rosados dedos.
Ursulina ríe, ríe, ¡ríe!
¡Dios! ¡cómo ríe!  

¡Toc! ¡Toc! ¡Toc!
Llama a la puerta una fúnebre brisa.
-¿Quién es?- preguntan desde adentro
Abren la puerta y presente está
sólo un triste gélido viento.

La madre entonces entiende el fatídico hecho.
Corre más rápido que un ciervo.
Vuela por poco, pues…
no sabe si queda aún más tiempo.

Al llegar,
paralizada, en silencio,
con el corazón casi en el suelo,
mira como yace el pequeñito cuerpo sobre las secas hojas del conífero viejo,
con algo escarlata en la mano sujeto…
 un petirrojo, piensa ella
y lo ahuyenta,
pero prendido se queda de la mano derecha.

Conforme su cuerpo avanzaba
en pequeñas abundantes bolitas grana
la figura del pájaro se transformaba…
¡las guindas que no debían ser comidas!
¡Sí!... las guindas…
esas que había repetido a Ursulina
incesante e incansablemente que no comiera,
¡ésas están sobre su palma usurpándole la sonrisa!


Sin poder nada hacer
su ángel materno sólo repetía:
-cinco minutos…- la niña no respondía,
-cinco minutos, cinco minutos…-
entre lágrima y lágrima le decía que la quería;
-cinco minutos, cinco minutos, cinco minutos,
por favor… cinco minutos- imploraba suplicantemente
al observar como las estrellas la envolvían
-5 minutos… mi niña… quédate aquí… respirando junto a mí.


La infante entonces
¿crees que volvió a vivir?

No,
de la muerte no hay retorno,
es un viaje sin opciones.
La vida, vida, la vida,
¿cuándo lograremos entender ese significado?
¿cuándo lucharemos sin cobardía?
¿cuándo dormiremos con sueños al despertar?
¿cuándo te atreveras a hacer lo que anhelas?
¿cuándo callarás palabras obscenas?
¿cuándo te quitarás de la lluvia de ideas vanas?
¿cuándo le dirás por fin que la amas?
¿cuándo tomarás la iniciativa?
¿Cuándo te atarás a una estrella fugaz
sólo para enamorarte del cielo,
formar con las estrellas un mensaje secreto?

Eso lo harás cuando comprendas
que eres un algo fabuloso, querido, perfecto,
algo que late,
que no es un motor con gasolina de miedos.

¡Vamos! ¡Levanta tu rostro!
¡Alza la mirada!, ten calma,
Vive, disfruta a quien amas
por todo el lapso que haya luz,
no por un instante,
pues cuando pidas cinco minutos extra
y extiendas tu brazo en señal de braveza
ya no habrá más… ningún tiempo restante,
te arrebatará el aliento con el que respiras
la dama negra que embelesa
y te ahogará con un beso la existencia.


¡NO TEMAS! ¡No temas!
Porque tú ya habrás vivido con anticipación
en todo y sin huida
tus 5 minutos restantes de vida.

El petirrojo

miércoles, 12 de diciembre de 2012

en el otro lado el tiempo no...

                                                                                                    no se detendrá.

ignoré que la realidad se transforma, aunque no esté ahí... y si tú estás en el otro lado el tiempo no se detendrá.

jueves, 6 de diciembre de 2012

aurora...

         Sonidos…

                                espacios… …
Será que el tiempo cura las necedades de la luna diluidas en llantos inesperados por la almohada ya casi gastada de las pelusas del corazón?
 
No sabe el cielo, menos la mente reducida a humanidades mortales.
                     Cómo estás…

El vacío ya se te cerró o corriste huyendo del miedo a través de él… mejor siéntate, descansa, deja que el corazón respire aliviado y menos nostálgico… pasarán las nubes y llegará la neblina para iluminar la aurora y coronarte con luz la vida.
No decaigas, solo es un tic en el universo… vivirás y será bueno.

viernes, 9 de noviembre de 2012

.2001.v 10

El cuerpo doblado en una silla, los ojos en la ventana y parte de la mente costurera... esa cabeza cose con hilo de harina, haciendo surcos.
Cocinar con espantos, con sales, con pimientas, diluyendo la edad que el desierto tejió entre nubosas monta;as de polvo.

Oye, no me dijiste que hoy te casarías?
Y estás abandonada en toda la noche, solo con tu fiel lucero a un costado que te roba la tristeza.

Has viajado a mi ventana después de meses sin tu luz... vestida de tull brillante, nítida, pero sin las estrellas tu vida se torna opaca. Llámalas, llámalas, preparemos ensalada de frutas con chispas de caramelo y crema de tus crestas.
Lo que sea necesario.

martes, 30 de octubre de 2012

Orgullo y prejuicio. Cap. XLII


Seducido por la belleza y la juventud, o por mejor decir, por las apariencias de una y otra, su padre se casó con una mujer, cuya falta de inteligencia  y abundancia de espíritu mezquino habían matado el amor real muy poco tiempo después de la boda. La estima, el respeto y la confianza entre ambos cónyuges habían desaparecido para siempre, y todas las ilusiones de un hogar feliz se habían desvanecido sin remedio.

jueves, 4 de octubre de 2012

jorge enrique adoum


Ya no tengo tu voz saliendo 

debajo de mi boca, ya no tropiezo 


con tus tristes zapatos las mañanas,

 
ya sólo yo, yo solamente y solitario


en los almuerzos y en el hambre


(Ecuador amargo)

domingo, 2 de septiembre de 2012

qué hermoso es el cielo de verano!, y los mortales solo podemos contemplarlo... o no... o más?

- Y ahí terminó su cariño- dijo Lizzy -... Me pregunto quién fue el primero que descubrió el poder de la poesía para matar el amor.

-En mi opinión- dijo Darcy- la poesía ha sido siempre el combustible que mantiene vivo el fuego del amor.


- De un amor bello, sano y profundo, tal vez. Cualquier cosa sirve para mantener vivo lo que ya rebosa de vida. Pero tratándose de una ligera y débil inclinación puede usted asegurar que un buen soneto es el remedio más práctico para anularla.


-Orgullo Y Prejuicio. (cap. IX
)

sábado, 25 de agosto de 2012

SONETO V- Garcilado de la Vega

Escrito está en mi alma vuestro gesto,
y cuanto yo escribir de vos deseo;
vos sola lo escribisteis, yo lo leo
tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto;
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma mismo os quiero.

Cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir, y por vos muero.

viernes, 3 de agosto de 2012

También quisiera huir.Pero soy consciente de mi realidad y la acepto. Me duele, pero está y es. "Cuando recobro la razón, me vuelvo loco", dice Julio Ramón Ribeyro en sus diarios: cuando abandonas los delirios creativos, las fantasmagorías de la imaginación, la realidad resulta insoportable"... es cierto, se vuelve tan frustrante...que aunque deseas seguir creyendo que la vida es bella... ... ... la vida es bella y punto, pero el mundo..."el mundo es y será una porquería" quién lo dijo?, no lo recuerdo... así que como nuestro Miguelito de Mafalda "Yo diría que nos pusieramos todos contentos sin preguntar porque."

TRES

Se dibujaron unos ojos pardos entre las montañas,una silueta sinuosa entre el firmamento, y la sonrisa se perdió entre el viento.
Desapareció, continuó su viaje hacia el tercer cielo.

martes, 24 de julio de 2012

-2091060-


Sonidos roñosos se pasean los alrededores,
sonrisas sutiles elevadas al viento
buscando un fin,
algún propósito, algo…
alguien
real.

Corazones unidos debajo de la ropa,
unidos sobre la mente,
 rojos y azules unidos.

Unos muertos, alucinando,
otros rojos escarlata, alunizando
de alegría o pena paradójica, agonizando.

Presentes,
olvidos,
pasados y futuros,
condenados a un espiral blanquecino
que los encierra,
los hunde…
los fumiga.                               Foto: www.martingallego.blogspot.com

                                                            

sábado, 30 de junio de 2012

“Diez mil Albas”- Iván Goll


“Regresa

inventaré para nosotros una quinta estación.

los pájaros cantarán música de Debussy.

cambiaré todos los calendarios

en que faltarán las fechas de tus antiguas

citas

y sobre los mapas de Europa

borraré los caminos de tu huída”.

sábado, 9 de junio de 2012

11/V/2012

La noche coció colchones con las nubes, las montañas se durmieron en ellas.

Un hombre sale a c - a - m - i - n - a - r
                                                              en
 la mañana       y
                                                                  se encuentra un aderezo de violetas. Se pregunta si las conchas de los ratones se fueron por la alcantarilla.
                                                                           Sabes,

cada ratón

   guarda   
una      concha

para no olvidar sus sueños,


y,
 ¿si la perdieron?... es sencilla la respuesta,
preferirán morir a enloquecer en el mundo vacío y perplejo de tanta cautividad de pensamiento.

martes, 29 de mayo de 2012

DESEOS- Salvador Díaz Mirón.


Yo quisiera salvar esa distancia,
ese abismo fatal que nos divide,
y embriagarme de amor con la fragancia
mística y pura que tu ser despide.

Yo quisiera ser uno de los lazos
con que decoras tus radiantes sienes;
yo quisiera en el cielo de tus brazos
beber la gloria que en tus labios tienes.

Yo quisiera ser agua y que en mis olas,
que en mis olas vinieras a bañarte,
para poder, como lo sueño a solas,
a un mismo tiempo por doquier besarte!

Yo quisiera ser lino y en tu lecho,
allá en la sombra, con tu ardor cubrirte,
temblar con los temblores de tu pecho
y morir de placer al comprimirte!

¡Oh, yo quisiera mucho más! Quisiera
llevarte en mí como una nube al fuego,
mas no como la nube en su carrera
para estallar y separarse luego!

Yo quisiera en mí mismo confundirte,
confundirme en mí mismo y entrañarte;
yo quisiera en perfume convertirte,
 convertirte en perfume y aspirarte!

Aspirarte en un soplo como esencia,
 y unir a mis latidos tus latidos,
y unir a mi existencia tu existencia,
y unir a mis sentidos tus sentidos.

Aspirarte en un soplo del ambiente,
 y ver así sobre mi vida en calma
toda la llama de tu cuerpo ardiente
y todo el éter del azul de tu alma.